El proceso de la Inquisición de México contra Margarita Moreira (1646) por judaizante (Documentos) (pp. 15-32; DOI: 10.23692/iMex.14.2)

Prof. Dr. Antonio Cortijo Ocaña

Antonio Cortijo Ocaña es Professor de la Universidad de California, Santa Barbara. Se dedica a la investigación de la literatura española, portuguesa y catalana de la Edad Media y el temprano Renacimiento. Analiza en su obra los resortes ideológicos que configuran el humanismo y que constituyen la base de la edad moderna. Es autor de más de 60 monografías y ediciones. Entre sus últimas obras figuran Sor Juana Inés de la Cruz o la búsqueda de identidad (Sevilla: Renacimiento, 2015); Mesianismo, epifanía y resurrección en el Quijote. La tolerancia de la contradicción (Madrid: Polifemo, 2016); y Herejía, Inquisición y leyenda negra. James Salgado, el Hereje: vida y obra de un exsacerdote español (Madrid: Calambur, 2017). 

The trial of the Inquisition against Margarita Moreira allows us to see the fascinating world of the groups of Crypto-Jews in New Spain in the 17th century. As a consequence of political and historical developments, a large group of conversos from the Iberian Peninsula settled in Brazil, Peru or Mexico at the time and immerse themselves in several economic activities that brought prosperity to many of them. In the first half of the 17th century, the Inquisition in several parts of America made a concerted effort towards making them disappear through numerous inquisitional trials, of which Margarita Moreira´s case is a paramount example. 

El proceso de la Inquisición mexicana contra Margarita Moreira nos descubre el apasionante mundo de las células de criptojudíos en la Nueva España en el siglo XVII. Fruto de avatares políticos e históricos contemporáneos, varios grupos de conversos procedentes de la Península Ibérica se mueven entre Brasil, Perú y México y se dedican a diversas actividades económicas que les reportan beneficio y crecimiento. Hacia mediados del s. XVII la Inquisición en varias partes de América acomete la labor de hacerlos desaparecer mediante numerosos procesos inquisitoriales, del que el de Margarita Moreira (1646) es muestra.

Leave a Reply