Lo policial en la no-ficción de Rodolfo Walsh y periodistas del México actual (pp. 99-111; DOI: 10.23692/iMex.21.8)

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?
Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Roberta Bassi M.A. (rbassi@smail.uni-koeln.de)

Doctoranda del Instituto de Romanística de la Universidad de Colonia, Alemania, con co-tutoría en la Universidad Nacional de Tucumán, Argentina. Enfoque investigativo en el periodismo narrativo con fines de denuncia: El violento oficio de escribir”: Desde Rodolfo Walsh hasta la actualidad; el corpus incluye a lxs periodistas mexicanos Lydia Cacho, Anabel Hernández García, Diego Enrique Osorno, Sergio Gonzales Rodríguez y Javier Valdez Cárdenas.

Publicaciones: “La denuncia de los poderosos y sus consecuencias. Tendiendo puentes entre Sur y Norte, pasado y presente: Rodolfo Walsh y Lydia Cacho”. En: Estudios de Teoría Literaria. Revista digital: artes, letras y humanidades, noviembre de 2020, vol. 9, n° 20, pp. 46-57.

The non-fiction novel, genre between journalism and literature improved by the Argentinian journalist-writer and militante Rodolfo Walsh with Operación Masacre (1957) to denounce a crime of the State, shows different typical aspects of crime fiction, another genre practiced by Walsh through which he was famous in his country. The use of these literary tools allowed him to bring his denounces to a larger public than if he were doing it only through traditional journalism. This aspect makes the lecture of his non-fiction books specially interesting. Today in Mexico several reporters of investigative journalism published their denouncements in the same way of Walsh: the cases of Lydia Cacho and her colleagues Sergio Gonzales Rodríguez and Diego Enrique Osorno show an interesting comparison, no matter the different historical and political context.

La literatura de no-ficción, género híbrido entre periodismo y literatura iniciado por el periodista-escritor y militante argentino Rodolfo Walsh con Operación Masacre (1957) con el fin de denunciar un crimen de Estado, presenta fuertes rasgos típicos del relato policial de ficción, otro filón literario en el que Walsh se cimentó y fue conocido en su país. El uso de tales herramientas le permitió dar a conocer sus denuncias a un público considerablemente más amplio del que hubiera podido alcanzar con el mero periodismo, aspecto que lleva a una lectura de sus novelas de testimonio en esta clave de particular interés. En el México actual hay distintos periodistas de investigación que publican sus denuncias al estilo de Walsh: los casos de la periodista Lydia Cacho y de los colegas Sergio Gonzales Rodríguez y Diego Enrique Osorno dan lugar a una interesante comparación con el escritor argentino, a pesar de los distintos contextos histórico y geográfico.